Tratamientos caseros para el pelo

Algunos de ellos los habrás oído muchas veces, pero no por ello está de más recordarlos: no es necesario acudir a productos químicos y caros para mejorar la salud de tu pelo, sino que usando solo productos naturales podrás dar más vigor y brillo a tu cabello.

Tratamientos caseros para el pelo - Alpel

Para ello repasamos desde los trucos más elementales hasta algunas mascarillas y tratamientos que revivirán y mejorarán tu melena.

Los productos de peluquería especializados no están reñidos con otros métodos caseros que usan las virtudes de algunos alimentos para resaltar tu pelo.

Los tratamientos profesionales de peluquería están probados para conseguir los mejores resultados, pero a veces por no elegir los correctos, o por tener un pelo particularmente difícil, puede pasar que no sean la mejor alternativa.

A veces una buena elección son esos remedios caseros de toda la vida con elementos orgánicos y naturales.

Independientemente de mascarillas y productos, hay ciertos consejos básicos que conviene recordar y que, suponiendo muy poco esfuerzo, mejorarán la salud de tu pelo. Algunos de ellos son:

  • No laves el pelo todos los días, porque acabarás con los aceites naturales que tiene y que lo dejan sedoso y con brillo. Debes lavarlo cada dos o tres días. Para los días intermedios, puedes utilizar un champú en seco.
  • Las planchas, secadores, rizadores y similares dañan mucho el pelo, así que evita usarlos. Cuanto más calientes estén, más daño sufrirá el cabello. Intenta secar el pelo al aire o, en su defecto, con aire frío o templado en el secador. De todas formas, si usas alguno de estos aparatos, hay cremas protectoras para aplicarte antes que impedirán que quemes el pelo y que sufra aún más.
  • Cuando lo laves, intenta darle el último enjuague con agua fría. Eso hace que se sellen las puntas del pelo y las cutículas. Los resultados de las mascarillas y otros productos que apliques después serán mejores si consigues lavarte el pelo con baja temperatura (también puedes usar agua templada). Está comprobado que el uso habitual de agua caliente provoca que el pelo crezca peor y a menor velocidad.
  • La hidratación empieza por dentro: mantente sana para tener un pelo sano. Tomar dos litros de agua diaria es básico. Además, seguir una dieta y hábitos de vida saludables también afecta a tu pelo, especialmente a su fuerza y su brillo. Come variado y haz ejercicio.
  • Intenta usar cepillos con cerdas naturales y rehúye de los materiales metálicos y plásticos.
  • Para evitar la caída excesiva del pelo (algo que ocurre mucho en épocas de estrés), masajéate el cuero cabelludo con los dedos antes de dormir, muy despacio y haciendo pequeños círculos. Dedica cinco minutos cada día a este masaje.

Con estos sencillos trucos ya notarás mejoría en tu cabello de forma habitual, pero si a estos consejos les sumas el usar mascarillas hechas con productos naturales, conseguirás revitalizar tu pelo y aumentar su brillo y sedosidad.

Como comprobarás, la mayoría se basan en usar aceites naturales que hidratan el pelo y le aportan vitaminas básicas. Reparan tu cabello, le dan facilidad para peinarlo, te permitirán jugar más con él y su resplandor será la envidia de todos.

 

Cómo hacer mascarillas con productos naturales

Las mejores mascarillas que puedes usar con productos naturales son algunas de las siguientes:

  • Haz una solución a partes iguales con aceite de soja y aceite de oliva (aproximadamente una cucharada sopera de cada una). Aplícala sobre tu pelo y déjala durante media hora. Después lávatelo de forma habitual.
  • Mezcla la clara de un huevo, el zumo de un limón y dos cucharadas de mayonesa. Revuelve todos los ingredientes hasta conseguir una crema que debes echarte en el pelo, desde la raíz a las puntas. Debes mantenerlo durante una hora y después limpiar tu melena para quitar los restos que queden.
  • Combina tres cucharadas soperas de aceite de almendras con dos yemas de huevo. Tendrás que batir los dos productos muy bien para que el huevo se una totalmente con el aceite y quede un único líquido. Con esta mascarilla, hazte masajes en el pelo, desde el nacimiento hasta las puntas, como si te estuvieras enjabonando con champú. Distribúyelo bien y déjalo durante media hora.
  • Otra mascarilla que funciona para todo tipo de cabellos y que nutre especialmente el pelo es la formada por dos cucharadas grandes de vinagre de manzana, otra de aceite de almendra y otras dos cucharadas de miel de acacia. Conjunta todos los elementos y aplícalos sobre tu pelo, especialmente en la raíz. En este caso, tienes que dejarla durante una hora, a poder ser con la cabeza tapada con una toalla. Después te lavas el pelo de forma habitual.
  • Si durante el lavado, una vez que te hayas retirado el champú, te aplicas un aclarado con vinagre o sidra de manzana, como si fuese un acondicionador, conseguirás más brillo en el pelo, así como una limpieza más profunda.
  • Si usas o has usado habitualmente planchas, rizadores o secadores, y notas que ya crean problemas en tu pelo (sequedad, mayor caída del cabello, pérdida de brillo, etc. ), empieza a usar serum para el pelo (ácido hialurónico, que podrás adquirir en cualquier cadena de cosméticos o tienda de productos de belleza).
  • Si buscas mejorar el brillo de tu pelo, cuando lo laves, haz un enjuague con té de romero y manzanilla. Este tratamiento aclarará tu pelo y aumentará su resplandor. Debes aplicarlo aproximadamente cada semana o diez días.

Independientemente de la mascarilla que uses, intenta siempre retirarla evitando el agua caliente, con la menor temperatura posible. Hay personas que toleran muy bien el agua fría, pero si no puedes con ella, hazlo al menos con agua templada o tibia, y procura retirar todos los restos de la mascarilla.