Piel limpia y pura gracias al agua micelar

Desde hace poco tiempo hacia acá, el agua micelar ha supuesto una revolución en el mundo de la estética, pues los resultados de su aplicación en la piel son realmente sorprendentes.

Si quieres saber cómo lograr tener una piel pura con agua micelar, sigue leyendo; no te arrepentirás.
Piel limpia y pura gracias al agua micelar - Alpel blog

¿Qué es el agua micelar?


El agua micelar es una solución acuosa que cuenta con micelas en su composición. Pero...¿qué es una micela?.

Pues bien. La micela es un conjunto de moléculas que forman una estructura estrellada capaz de atrapar en su corazón las partículas de grasa y suciedad recogidas por sus patas. Esto significa que su parte hidrofílica recolecta partículas no solubles y las guarda en su interior, en la parte hidrofóbica, que desplaza dichas partículas a través del medio acuoso.

Aplicaciones en estética


Una de las formas en las que se dan las micelas es en el jabón o el detergente. Tal y como acabamos de explicar, la micela agarra las partículas de suciedad y permite que el agua las barra, solubizándolas en cierta manera.

Partiendo de esta base, es fácil intuir el uso que se le puede dar -y de hecho se le da- a las micelas en estética. Para facilitar y mejorar la limpieza del rostro se crea el agua micelar, un producto que, como bien podemos imaginar, va a servir para darle a tu piel nitidez, suavidad e hidratación en una sola pasada.

¿Cómo se utiliza?


Utilizar un agua micelar es increíblemente fácil y no te quitará más que un par de minutos al día de tu tiempo.

Moja tus dedos en el agua micelar de tu elección y aplícala sobre tu rostro y tu cuello dando pequeños toquecitos, de manera que las micelas se incrusten en la piel y hagan su trabajo, atrapando la suciedad.

Puedes retirar poco a poco el producto con agua tibia, aunque de día no es necesario, pues su composición es perfectamente compatible con el bienestar de tu piel.

¿Cuándo la aplicamos?


Este producto puede utilizarse tanto al comenzar el día como al acabarlo, todo depende de tus necesidades y del uso que quieras darle.

De día


Por la mañana puedes utilizarla como un tónico limpiador para tu rostro y tu cuello. Retira los restos de suciedad acumulados durante la noche (y la sensación oleosa de la crema de noche, si la utilizas) y da a tu piel un aspecto tonificado y vibrante.

De esta manera estás dejando tu piel a punto para aplicarte tu crema de día y maquillarte con normalidad sin necesidad de aclarar.

De noche


Al terminar la jornada debes dejar respirar tu piel, eliminando por completo el maquillaje. Para ello, el agua micelar es perfecta. Elimina los restos y, además, ayuda a hidratar y tonificar el rostro, cansado de cargar con el peso del maquillaje durante todo el día.

En este caso sí deberás aclarar el producto pues, aunque puede permanecer en la piel, es necesario eliminar cualquier resto de maquillaje del rostro, pues este sí es perjudicial. Otra opción para evitar el aclarado es utilizar discos desmaquillantes pues el maquillaje se incrustrará en ellos, si bien, consideramos que, siempre que puedas hacerlo, te apliquemos el agua micelar sin ningún algodón o esponja.

El agua micelar es un produto libre de aromas con alérgenos, colorantes ni parabenos, que ofrece una sensación de confort para todo tipo de pieles, incluyendo las más sensibles.
Además, desde alpel.es te aconsejamos el agua micelar Beauty Purify de Dietesthetic, un conocido laboratorio español que no ha realizado tests del producto en animales y que, además, afirma que sus ingredientes proceden de cultivo biológico, dos detalles que nos hacen decantarnos por la marca.