Cómo tratar el cabello dañado por decoloración

Quitarle el color a tu melena (ya sea el que tiene de forma natural o el de un tinte anterior) es de los procesos más destructivos por los que puede pasar tu cabello, ya que se le expone a productos químicos tan agresivos que no solo retiras el color, sino también numerosos nutrientes que lo acompañan.

Cómo tratar el cabello dañado por decoloración

Además, hoy día no hay una forma de decolorar el pelo sin que lo sometas a un importante sacrificio que puede acabar pasándole factura.

Estos daños no suelen ser permanentes salvo que lo hagas prácticamente a diario, pero sí pueden provocar que tu pelo pierda, sobre todo, brillo y sedosidad. El daño aumenta cuantas más veces lo decolores, así que tenlo en cuenta, pudiendo llegar incluso a deshilachar tus mechones en el caso más extremo.

Por eso, tanto si planeas seguir decolorándolo en el futuro, como para ayudar en la recuperación, ten en cuenta algunos consejos:

  • Evita hacerlo muy a menudo. Tampoco uses tintes con demasiada frecuencia, ya que también dañan el pelo.
  • Acude a profesionales para hacerlo. Ellos tienen productos más específicos de peluquería y saben perfectamente cómo tratar tu pelo. Evita hacerlo en casa por tu cuenta y con productos de mala calidad.
  • No uses secador ni ningún aparato eléctrico. Una de las claves para que mejore este tipo de cabello es hidratarlo, y estos aparatos lo deshidratarán aún más. Las planchas castigan especialmente el pelo.
  • Ahora mismo, en el mercado, tienes una amplia gama de productos dedicados específicamente a cabello maltratado. También los hay para cabello teñido, que son más recomendables que los normales, aunque actualmente no lo tengas coloreado.
  • Usa acondicionador, a poder ser específico para cabello dañado o teñido, al menos una vez a la semana. Aplícalo además masajeando el cuero cabelludo y dejándolo unos minutos.
  • Evita el sol y la playa, especialmente en verano. El agua salada deshidratará aún más tu pelo y la arena tampoco le ayuda. Hay champús y acondicionadores con protección solar muy recomendables para esos meses si tienes el pelo dañado. Además, ten cuidado con el cloro de las piscinas ya que produce el mismo efecto de desgaste.
  • No te peines el pelo cuando aún esté mojado; espera a que se seque. Intenta peinarlo con los dedos y evita usar peines.
  • El pelo más castigado se suele enredar más fácilmente y tiende a hacer muchos nudos. Si te ocurre, usa alguna espuma (a poder ser orgánica) de efecto desenredante.

Con estos consejos conseguirás controlar el daño de tu pelo y protegerlo de más castigo. Es clave que, si notas problemas por el decolorado o el teñido del cabello, dejes de someterlo durante unos meses a este tipo de tratamientos, y empieces a usar mascarillas para rehidratar.

Como profesionales en el mundo de la belleza y el cuidado personal, en la tienda de peluquería Alpel te recomendamos Elgon Professional Productos y Tintes aún desconocida en España, pero con reputación internacional, como una de las mejores.

Por ello te si quieres proteger tu pelo antes y después de la coloración o tienes el pelo muy estropeado te recomendamos usar uno de sus productos estrella de la línea Elgon Professional Hair Care - Cuidado del Cabello que es el Elgon Colorcare Re-Animation Champú 300 Ml actúa como reparador de la fibra capilar, elastifica el cabello y fija su color gracias a su PH 5.5 Ácido el cuál mantiene el cuero cabelludo sano.

Su fórmula está especialmente dirigida a los cabellos desfibrados, teñidos y estropeados. Te proporciona la calidad y duración del resultado ya que te ayudará a mantener vivo el estado y el color de tu cabello.

Te recomendamos que junto al champú reanimation complementes con su mascarilla Elgon Colorcare Re-Animation Pack Mascarilla 500 Ml que actúa como nutriente e hidratante y enriquece la fibra capilar gracias a su acción tonificante y brillante, así tu pelo lucirá con más movimiento.

 

Mascarillas caseras para regenerar el cabello dañado

En el mercado ya hay mascarillas para solucionar estos problemas capilares, pero los mejores resultados los conseguirás con productos naturales. Tu pelo está saturado de productos químicos y lo que ahora necesita son vitaminas (las que ha perdido), que podemos darle con soluciones hechas en casa. No obstante, cualquier mascarilla para cabello seco y encrespado te funcionará, ya que es el principal problema que genera el decolorado.

Algunos ejemplos de estas mascarillas que puedes hacer en casa para reparar tu cabello son:

 

Mascarilla de Aguacate y Aceite de Oliva

La que mejor resultado da es la hecha por dos aguacates y dos cucharadas grandes de aceite de oliva. Esta mascarilla también la puedes usar si tienes el pelo muy seco.

Machaca los dos aguacates (te será más fácil con un mortero) hasta que se hagan una pasta, y agrega el aceite de oliva a temperatura ambiente. Mezcla muy bien los dos ingredientes (te llevará unos minutos) hasta que esa pasta del aguacate quede untuosa y grasa. Después, caliéntala unos segundos en el microondas (medio minuto es suficiente).

Lava el pelo con normalidad y después, cuando siga húmedo, aplica esta pasta. Tómate tu tiempo: masajea el cuero cabelludo, y recorre todos los mechones desde la raíz hasta las puntas. Procura que llegue esta crema a todo el cabello y después, cúbrelo con una toalla.

Mantén el pelo tapado media hora y después enjuágate con agua fría (o como mucho, templada, ya que así se sella el pelo y quedará protegido).

 

Mascarilla de Aceite de Almendras

Incorpora a dos o tres cucharadas de aceite de almendras, una cucharada de miel y una yema de huevo.

Mézclalo todo, aplícalo y después retíralo igual que la mascarilla anterior. Esta es una solución típica para el pelo seco.

También puedes hacer esta mascarilla usando aceite de rosa mosqueta (que es muy graso) en vez de aceite de almendras.

 

Aceite de Oliva

Cubre todo el pelo con aceite de oliva (necesitarás desde tres cucharadas hasta medio vaso, en función de la longitud de tu melena). Mantenlo durante una hora tapado con una toalla o un gorro y después lávate el pelo con normalidad (nunca con agua caliente).

 

Aceite de Linaza

Haz una preparación que sean dos partes de aceite de linaza (aproximadamente medio vaso) y una parte de agua. Con el agua, este aceite suele hacerse más denso, así que no te asustes si se forman grumos al mezclarlo o si no queda del todo líquido. Esta disolución la debes dejar media hora en tu pelo y después retirarla lavando el pelo con normalidad.

La linaza es un producto muy interesante por los ácidos grasos Omega 3, 6 y 9 que nos aporta.